Un futuro de reputación sin privacidad

Me suele pasar bastante que, cuando busco información sobre un tema, acabo encontrando historias, artículos o entrevistas que no tienen nada que ver con este, pero que me parecen tan interesantes que acabo olvidando mi objetivo inicial…

Esto es lo que me ha pasado esta mañana. Por casualidad he encontrado una entrevista que Rosa Jiménez Cano, redactora de El País, realizó hace un par de años a Genevieve Bell, Doctora en Antropología y Directora de Interacción y Experiencia del Usuario de Intel. A pesar de ser una entrevista “antigua” me ha parecido muy actual.

Genevieve Bell es una sin duda una figura extraña en el mundo tecnológico. No es ingeniera, pero tiene un buen número de patentes registradas. Su responsabilidad principal es “la de hacer entender a los ingenieros que ya no hacen tecnología por y para ellos, sino para el resto de la Humanidad”.

Bell imagina un futuro de interacción constante e imperceptible con la tecnología, una interacción mucho más intensa que la actual. Ello implica que la tecnología, en todas sus expresiones, al final va a conocernos absolutamente con el objetivo de guiarnos según nuestro comportamiento. En este contexto, y como ya hemos comentado varias veces en este blog, Bell cree que “nos obsesionamos con la recolección de datos, cuando se ha demostrado que lo importante es saber analizarlos”.

Pero, ¿qué papel juega la privacidad entre tantos datos? Según la antropóloga “en el futuro, lo importante va a ser, cada vez más la reputación, que se construye sumando las partes y sacando conclusiones, y no la privacidad”.

Reflexionando sobre ello, no sé si soy tan contundente… Tengo que reconocer que creo que aún nos queda trabajo para entender el impacto real de la pérdida de la privacidad y como ello va a afectar a las próximas generaciones. Pero coincido con Bell en que la reputación va ser clave en el futuro, con sus consecuencias para las organizaciones: la dificultad para equilibrar lo que realmente es relevante para sus públicos – y que, en definitiva configura sus percepciones y opiniones – con el control de como su identidad se presenta ante estos.

Comments
2 Responses to “Un futuro de reputación sin privacidad”
  1. Joan Nogués Garcia says:

    Marta, he de reconocer una vez más tu originalidad y acierto en este nuevo escrito en el que relacionas hábilmente: datos, privacidad, análisis, tecnología y reputación…aunque no te atrevas a vaticinar el resultado de esta compleja combinación, todo y que en el titulo ya hablas de reputación sin privacidad en el futuro, es decir datos sin privacidad.
    En este escenario de reflexión, consideras que:
    ¿Con la reputación, acabara sucediendo como sucede en otros muchos ámbitos de conocimiento, que se acabara estableciendo, por un grupo de expertos reconocidos, unos criterios medibles de valoración que darán una medida universalmente reconocida de la reputación?
    ¿En cierta medida, esta valoración influirá y posiblemente substituirá las percepciones, concepto más emocional que racional? ¿Esta será información que la tecnología podrá facilitar de manera precisa, actual y sin error, gracias a toda la información disponible (sin privacidad)?

  2. Hola Joan, yo creo que ya existen unos criterios comunes para la medición de la reputación desde el ámbito académico y profesional (fuera del ámbito de internet la tecnología). Por ejemplo, mi tesis doctoral, a pesar de incorporar criterios nuevos en relación a los existentes, mantiene los que hasta este momento se estado utilizando. Es normal que con el tiempo la concepción de la reputación evolucione y, por lo tanto, haya que actualizar criterios cada cierto tiempo.

    Lo que es cierto es con la importancia que ha ido tomando la reputación, y muy especialmente en el ámbito de Internet (lo que hablan de e-reputación), han aparecido much@s que bajo el paraguas de este intangible venden servicios que no tienen nada que ver con este. Ello ha acabdo creando un clima de confusión entorno al significado, medida y análisis de la reputación.

    Por otro lado Joan, la reputación también son percepciones, las percepciones de los públicos clave (internos y externos) de una organización (persona, territorio…) en relación a unos ámbitos concretos. Tiene un componente subjetivo y emocional importante, pero también una parte racional en cuanto se refiere a percepciones de individuos que de alguna manera u otra se han relacionado con esa organización (persona, territorio, etc.).

    Todos nos guíamos por nuestras percepciones, esto no va a cambiar 🙂 El reto de la empresa es conseguir traliniar al máximo percepción y realidad a través de los diferentes mecanismos disponibles. La tecnología e Internet seguro que tendrán un papel importante en este sentido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: