Reputación e Integración de Intereses

La semana pasada, dado el éxito que el libro Gestión de la Reputación Corporativa está teniendo en algunos países de Latinoamérica, os prometí que hablaría de empresas latinoamericanas que disfrutan de una gran reputación. Hoy es el turno de Alpina.

Alpina es una multinacional productora de alimentos, fundada en Colombia en 1945. La empresa fabrica, transforma, desarrolla, distribuye, importa, exporta, compra y vende productos alimenticios, en especial derivados lácteos y bebidas. Es una de las compañías con una mejor reputación en Colombia según las metodologías de medición de la reputación Merco y RepTrack, de las cuales hablo en la III Parte de mi libro.

La reputación de Alpina es el resultado de su cultura y filosofía organizacional. La compañía se ha enfocado en que su toma de decisiones, sus actuaciones, políticas y procesos se basen en la integridad, la transparencia, la responsabilidad y la coherencia con sus capacidades.

Este comportamiento se encuentra en el contexto de un “Propósito Superior”, una misión corporativa dirigida a “alimentar saludablemente al mundo, crear vida a partir de la vida y generar prosperidad colectiva” en cualquier mercado en el que opera la organización. Este “Propósito Superior” es el que guía la toma de cualquier decisión y define la actuación de la empresa en su día a día.

La organización ha asumido que la reputación es un activo que le permite garantizar la sostenibilidad y crecimiento del negocio, a través de integrar los intereses de sus stakeholders en la toma de decisiones a través del diálogo, la colaboración, la apertura al cambio y la confianza. De esta manera, la reputación es el instrumento que permite conectar la compañía con la sociedad y su entorno.

La buena reputación de la entidad se sustenta en una estrategia corporativa coherente con el ADN de la compañía y basada en una combinación de tres factores:

1) Trabajar por hacer muy bien las cosas y en no perder de vista el “Propósito Superior” que guía a la organización, invertir en talento, recursos y tiempo en los aspectos clave del negocio y sus procesos. También comunicar con coherencia a la realidad de la entidad.

2) Concentrarse en fortalecer la transparencia. Alpina cree que la transparencia, más que una amenaza lleva a la compañía a la excelencia y a establecer una relación coherente entre su identidad e imagen.

3) Potenciar una cultura de diálogo. La empresa, más que invertir en publicidad e imagen se ha centrado en definir los procesos adecuados para que sus stakeholders puedan compartir sus necesidades y expectativas con la compañía, así como la organización está abierta a incluir, corregir o dejar de tomar una decisión en base a este diálogo.

En definitiva, pues, Alpina es un buen ejemplo de cómo construir y mantener una buena reputación gracias a la integración de los intereses de la empresa con los de sus públicos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: