Reputación, política y liderazgo

Hoy he podido leer en la prensa una entrevista muy interesante a David Tuckett, psicoanalista y profesor de economía en la City University de Londres. Tuckett habla sobre el buen liderazgo y sus palabras me han hecho pensar en la relación que hay entre este, la reputación y la política tras los resultados de estas últimas elecciones.

Según Tuckett, el liderazgo consiste en enfrentarse a la incertidumbre. Ésta nos da tanto miedo que para gestionarla nos inventamos historias “con la información que nos explican, la que nos explicamos a nosotros mismos y la que explicamos a otros sobre lo que pasará”.

En este sentido, los grandes líderes no son los que menos se equivocan, sino los que saben disculparse mejor de sus errores a través de un nuevo discurso. Los que recurren a la sinceridad sin perder el control de la situación, con lo que mantienen intacta su autoridad, su confianza.

Por otro lado, según Tuckett los malos líderes son los que culpan a los otros o desvían la atención y no asumen sus errores, lo cual les hunde aún más.

La confianza es el término clave para construir o restituir una buena reputación. Y como apunta Tuckett esto pasa por articular una narrativa basada en la sinceridad. Pero esto no es suficiente, también debe basarse en la competencia, el compromiso, la empatía y la coherencia con los valores, las pautas de conducta y las estrategias propias.

Tras 48 horas de estas elecciones echo en falta esta nueva historia que nos permita gestionar mejor la incertidumbre. Y, en términos reputacionales el tiempo importa…


Comments
3 Responses to “Reputación, política y liderazgo”
  1. Tona Rojas says:

    Buena reflexión! Lamentablemente si bien indicas como me gustaría qe fueran las cosas, creo que la realidad no es esta. El estado español, especialmente, y también Catalunya, tiene líderes que aún y haciéndolo fatal, mentir y echar la culpa sistemáticamente a los otros, siguen siendo apoyados por mayorías y continúan liderando gobiernos. No veo que se hundan, sigue a flote.

    Esto me lleva a otra reflexión: acaso un líder sincero y honesto no precisa para ser reconocido y continuar adelante unos seguidores sensibles a esos valores? Creo qué sí, si no no puedo entender como algunas piezas de liderazgo corrosivo y mezquino logran sobrevivir continuamente.

  2. Francesc Rius Tous says:

    Marta,
    Un escrit oportú: Reputación, política y liderazgo
    Una reflexió suggerent: La confianza es el término clave para construir o restituir una buena reputación
    Una demanda compartida: Tras 48 horas después de estas elecciones echo en falta esta nueva historia que nos permita gestionar mejor la incertidumbre
    Una aportació a tenir en compte: en términos reputacionales el tiempo importa…
    Molt bo

  3. Llàtzer Collera says:

    En aquestes eleccions m’ha sorprès que “pràcticament tots” han guanyat (cadascun a la seva manera). Per descomptat que veient aquestes reaccions: credibilitat zero (si és que en algun moment l’han tingut).
    Els queda lluny (molt lluny) el fet de reconèixer errors i disculpar-se si és necessari. Jo trobo a faltar veritables líders: senyors/senyores íntegres, capaços, compromesos i que demostrin ser coherents (com molt bé has dit).
    Certament, no m’havia plantejat les relacions que planteges desde aquest punt de vista de la reputació. Què senzill sembla, però que difícil és fer-ho. M’agrada la manera directa en la qual escrius, seguiré el teu blog atentament.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: